NUTRICIÓN: VITAMINA D

La vitamina D es esencial para nuestro organismo. Las principales consecuencias del déficit de vitamina D están relacionadas con la salud ósea pero también se relaciona con la debilidad muscular. Por otra parte, la vitamina D interviene en algunas funciones del sistema inmune e incluso cardiovascular.

Gran parte de la vitamina D la obtenemos por la exposición solar, sin embargo hay alimentos que también nos pueden ayudar a conseguir las cantidades recomendadas diarias. Los alimentos con cantidades significativas de vitamina D son los siguientes:

  • Pescados grasos Salmón, caballa, sardinas…
  • Huevo Se encuentra principalmente en la yema del huevo.
  • Alimentos enriquecidos con vitamina D Por ejemplo leche, yogures, bebidas vegetales, cereales…
  • Hongos expuestos a luz ultravioleta
  • Leche y derivados  los lácteos enteros tienen más  vitamina D que los desnatados o semidesnatados. Los lácteos desnatados pierden vitamina D ya que es una vitamina liposoluble, al eliminar la grasa de los lácteos se pierde la vitamina D.

Los suplementos de vitamina D deben ser supervisados por un profesional pues el exceso de vitamina D no es eliminado por orina sino que se almacena en el cuerpo y se puede producir una hipervitaminosis D que puede tener consecuencias negativas para los riñones y los huesos.

Teresa Vives (dietista-nutricionista)