ÉTICA Y DIETAS


–Nada mejor para perder peso que tener unos hábitos saludables,
llevar una dieta personalizada con una proporción equilibrada de todos los nutrientes y tener la ayuda de un dietista-nutricionista.
–Nada peor para perder peso que hacer dietas deficitarias en nutrientes imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestro organismo y que además se complementan con productos caros (sobres, batidos…) de casas comerciales que sólo persiguen beneficios económicos y que ofrecen un porcentaje a quienes prescriben estos productos.
¡No sirve decir que los pacientes llevan un control médico!
La salud está en juego.